Maradona, el origen

Detrás de las raíces del Mito

¿A quiénes le deben los argentinos que Diego esté bautizado en celeste y blanco? Del 10 se sabe prácticamente todo. Cuándo debutó, cuántos goles hizo, cuándo fue su último partido oficial y, los más maradonianos, hasta cuánto calza. Pero, hay responsables de sus raíces. Pasen y lean...

Al sumergirse en el Mundo Maradona se vislumbran un sinfín de historias y estadísticas, las cuales, muchas de ellas más allá de repetirse, no pierden el interés por tratarse del mejor futbolista de todos los tiempos. Al menos, en estas latitudes esa máxima sigue tan vigente como arraigado el espectro triunfal del Mundial de México 1986. No obstante, siempre existe un plano poco explorado en el cual poder escarbar para encontrar datos adicionales del mito viviente que para el resto del planeta le dio apellido a un país que obtiene, como respuesta automática, su mención como referencia ineludible desde donde proviene cualquier mortal argentino. Ahora bien, ¿a quiénes le deben los argentinos el orgullo que despierta cada vez que toman conciencia de que Diego está pintado en celeste y blanco, que es tan argentino como el asado, o como Gardel? ¿A quién se le debe que la mano de Dios y que el mejor gol de la historia de los mundiales hayan sido con la resplandeciente camiseta azul? Y, en definitiva, ¿a quién se le debe el liderazgo indiscutido que desembocó en la obtención de la segunda Copa del Mundo?

Todos, interrogantes que, acaso, muy pocos se hacen, pero que al revisar en la máquina imaginaria del tiempo, se encuentran una sucesión de decisiones que sumaron eslabones a la cadena que trasladó a Diego hacia estas latitudes. El inicio, como corresponde, debe trasladarse a los ancestros, tanto de la rama materna como paterna, que eligieron a la Argentina como su país de residencia. Sin ellos, claro, hubiera cambiado el destino de Diego, hoy escrito en letras de molde.

Santiago Maradona, gobernador de Santiago del Estero entre 1928 y 1930

En cuestión, al indagar en su ascendencia podemos aportar que Diego Armando Maradona nació el 30 de octubre de 1960, a las 7.05 de la mañana, en el Hospital Interzonal de Agudos Evita de Lanús Oeste, provincia de Buenos Aires. Por ello, adolece por parte de la familia de Don Diego (muy probablemente) sangre española, ya que existe una firme teoría que indica que Diego es descendiente de Francisco Fernández de Maradona, nacido en San Pedro de Arante, un pueblo de la ciudad de Lugo perteneciente a la comunidad de Galicia, que en 1748 se embarcó rumbo a San Juan.

Fue el primer Maradona en Argentina, en donde se casó y tuvo nueve hijos con Francisca Ángela Arias de Molina, sanjuanina, tataranieta de Pedro Arias de Molina, nacido en Andalucía y que a fines del 1500 viajó hacia Santiago de Chile donde contrajo matrimonio en 1618 con Juliana Páez Castillejo, oriunda de Concepción, pero que, a su vez, tres de sus abuelos eran españoles.

Diego, con Doña Tota y Don Diego

Uno de los nueve hijos de Francisco Fernández de Maradona y Francisca Arias de Molina, fue José Ignacio Hermenegildo Fernández de Maradona, miembro de la Junta Grande del Gobierno de las Provincias Unidas del Río de La Plata en 1810 en representación de la Provincia de San Juan. A su decimocuarto hijo, también lo llamó José Ignacio, repitiéndose así de generación tras generación, hasta llegar al abogado recibido en la Universidad de Buenos Aires, José Ignacio Maradona, que le cuenta a Enganche mayores detalles de esta firme hipótesis sobre las raíces gallegas de Pelusa: “Lo que puedo afirmar es que los Maradona, al ser pocos, sabemos perfectamente de dónde venimos. Pero cuando surgió Diego, nadie de la estructura familiar sabía de qué rama del árbol genealógico procedía. Por eso mi viejo, en un partido que jugaron Colón con Argentinos Juniors, en Santa Fe, se acercó y pudo hablar con Diego y Don Diego. Fueron muy generosos y, en esa conversación, Don Diego le contó que a su padre no lo había conocido y que tenía ese apellido por la madre, que era santiagueña y que él, de muy chiquito, se fue junto con ella a Corrientes”.

Es decir que, de continuar con la costumbre, Don Diego debería haber llevado el apellido correspondiente a su padre biológico y no Maradona. Pero a pesar de este detalle, con respecto a la abuela del futbolista, cabe destacar que como dato primordial para sustentar la versión de esta historia, el único Maradona que había en Santiago del Estero y que factiblemente haya sido su padre, fue el ingeniero Santiago Maradona, gobernador de la provincia entre 1928 y 1930, que si bien nunca se casó, tuvo hijos naturales y las fechas de nacimiento encajan perfectamente para ser el bisabuelo del 10. “Es muy probable que la madre de Diego Maradona padre (es decir, la abuela de Diego) sea una hija de Santiago Maradona, descendiente directo de Francisco Fernández de Maradona, porque ahí era el único”, continúa José Ignacio Maradona. Además, las facciones de Santiago, que pueden apreciarse en las pocas fotografías que se registran de él, son un elemento más que elocuente del cual no hace falta partida de nacimiento para relacionar el parentesco.

Vale mencionar que uno de los nietos de Francisco Fernández de Maradona, Thimoteo Maradona, que fue el primero en quitarse el apellido Fernández luego de que con la Revolución de Mayo decidieran cortar los lazos hispanos, también fue gobernador y, además, obispo de San Juan, y tuvo una relación controvertida con Domingo Faustino Sarmiento, quien lo nombra en uno de los pasajes de su libro “Recuerdos de Provincia” reclamando una presunta deuda. “¡Don Timoteo Maradona, hoy presbítero! Usted que se confesaba cada ocho días, y que hoy perdona a los otros sus pecados, interrogue su conciencia, y si no le dice que ha robado, arrancado por la violencia veintiséis pesos, que debe usted a todas horas, si no pesan éstos sobre su conciencia, le diré yo que usted, señor presbítero, es un corrompido malvado”. Pero en 1863, año de la muerte de Thimoteo, Sarmiento en el diario que dirigía por aquel entonces, ya con otro matiz, le dedicó algunas palabras para despedirlo: “En el matrimonio fue eminentemente moral y religioso, imprimiendo en sus hijos sentimientos dignos de un virtuoso y verdadero padre. La capacidad de su índole lo hizo acreedor a las judicaturas de Paz, de Comercio y de Alzada. Como sacerdote fue solícito en la salvación de las almas”.

Bakar, Croacia

Pero no sólo la rama paterna despierta curiosidades. Dalma Salvadora Franco, conocida popularmente como Doña Tota, tiene sangre croata y podemos decir que es mucho más clara y directa: su madre, Salvadora Cariolichi (así traducido el apellido en su partida de nacimiento), casada con Atanasio Ramón Franco, era hija de Mateo Kariolić, nacido el 29 de septiembre de 1847 en Praputnjak, una localidad de la ciudad de Bakar, a 150 km de Zagreb en el oeste de Croacia, a quien los argentinos le deben, tanto como a Francisco Fernández de Maradona, que la leyenda del fútbol mundial haya bautizado el territorio argentino.

Por lo tanto, a partir de este recorrido, se puede decir que a Diego además de compartirlo con los napolitanos, que a esta altura ya lo sienten como propio, por una cuestión moral, los argentinos deben, aunque eso los incomode, dividir una porción de la pertenencia con los gallegos, otro poco con los andaluces y también con los croatas de Bakar.