Gonzalo Parada

El ‘otro’ fútbol de selecciones (las que no están en la FIFA)

Detrás de la magnificencia del fútbol actual hay un fútbol que está lejos de las peleas por derechos de TV o de tener figuras de fama mundial: el mundo de las selecciones que no están afiliadas a FIFA. Y en esa historia hay un argentino llamado Gonzalo Parada.

Un año más tarde de la debacle de la Selección Argentina en el fatídico Mundial de Corea-Japón, que consagró a Brasil pentacampeón gracias a los goles de Ronaldo, en Bélgica se empezó a gestar algo así como la casa madre del otro fútbol. Un fútbol que no está entre los 211 países que tienen afiliación alguna con la FIFA, el organismo con más socios en el mundo. La NF-Board fue el primer organismo pura y exclusivamente de fútbol que aglutina a todos los países o naciones que no calificaban para la dueña de la pelota. Y como se dice por estos lados en todo acontecimiento importante hay un argentino. 

Gonzalo Parada es un diseñador gráfico que se gana la vida enfrente de una computadora y un escritorio. En los albores del internet su amor por el fútbol de selecciones lo llevó a caer en un apartado que pocos saben que existe: el de la sección “no FIFA”. ¿Existe un mundo de selecciones que no tenga que ver con la entidad con sede en Zurich? Pues claro, y este hincha de River no solo fue parte de su formación y desarrollo a nivel global, sino que también tuvo la responsabilidad de encontrar posibles miembros en Latinoamérica. Un descubridor de selecciones en tiempos en los que parece que todas las historias están contadas. Pero, a la historia hay que escribirla y él -junto a otros tres apasionados muchachos- fundó el Consejo Sudamericano de Nuevas Federaciones. Algo así como la otra Conmebol. 

-¿Cómo llegás al mundo de estas selecciones?

En 2003 cuando surge la NF-Board, yo tenía 21 años, me hice amigo de un español que tenía un sitio que se llama FedeFutbol, que ahora es una aplicación para celulares, en la que él publicaba todos los resultados de las selecciones. Tenía toda la información de cada federación, datos geográficos, demográficos y también tenía, además de los seleccionados FIFA, una sección no FIFA. Fue esa sección la que me voló la cabeza porque, obviamente, tenía datos que no sabíamos de dónde los sacaban, porque, si bien internet tenía un par de años, no había tanto contenido para encontrar. En su momento él tenía la información de las selecciones, tenía los colores de los uniformes, pero no tenía una representación gráfica. Yo tenía algunas fotos, y le propuse si le parecía agregar eso al sitio. Le encantó la idea, empezó la relación y le hice los diseños. Él siempre me decía que esto iba a dar sus frutos… y tuvo razón. 

-¿Y cómo siguió?

-Al año siguiente el español me comenta que se comunicó con él un francés que tenía una proyecto que era armar una federación internacional y que si queríamos colaborar porque teníamos conocimientos y bueno, ahí empezó resumiendo, hay detalles que no valen la pena, todo decantó en entrar  a esa organización. Esta persona se llama Gian Luc Kit, es un francés que en su momento había publicado unos libros que se llamaban “Atlas Mundial de Fútbol”, donde publicaba información de las selecciones y algunas selecciones no FIFA. En ese momento, si bien había un montón que ya habían jugado, me acuerdo que lo curioso del libro era que tenía información sobre selecciones FIFA pequeñas, y sobre Mónaco, Zanzíbar y Andorra, los datos de Mónaco eran más o menos, los de Andorra que había publicado eran los de Andorra Fútbol Club, que es el club que ahora está de moda, pero es viejo ya que fue la primera organización de fútbol seria en Andorra, tenía esos datos, bueno, yo tenía ubicado ese libro del año 1997. 

-¿Y cuáles fueron los primeros en entrar a la NF-Board?

Desde el principio hubo algunas medias raras, otras un poco más fuertes. Me refiero raras porque no tenían territorio. Por ejemplo, estaban las naciones gitanas, o algunos territorios que desde el exilio tenían su representación. Había toda una organización, un documento que era un potencial de miembros y a mí se me encomendó la tarea de, digamos, explotar en Latinoamérica. 

-¿Fuiste el scouting de nuevas federaciones?

Exacto. Yo me encargué de explotar el potencial del caudal de posibles miembros que había acá y volcarlo a algo más concreto. En ese momento me acuerdo que me reuní con gente de la nación Mapuche, me reuní con gente de Isla Martín García, Guaraníes, tenía la Isla de Pascua, entre otros. Hay que contextualizar que en esa época era mucho más difícil comunicarse, pero de igual forma me fui contactando con distintos personajes de posibles candidatos a afiliarse. A su vez me fui contactando con gente de Uruguay, de Chile, de México y argentinos que compartían los mismos gustos e íbamos intercambiando información. Todos venían del sitio este de fútbol que yo te decía, que fue como la gran base, porque tenía un chat y se debatía ahí. 

El banderín aniversario por los diez años del Consejo Sudamericano de Nuevas Federaciones.

-Si bien la NF-Board emitió en su estatuto una suerte de requisitos y reglas para que pudieran ser parte, con el tiempo muchas veces eso se desvirtuó. Digamos, yo tengo opiniones encontradas respecto a ciertas selecciones que ahora forman parte de lo que es este ámbito no FIFA. En esa época tenías, por ejemplo, naciones que no están afiliadas a la FIFA de entrada, Vaticano, en su momento Gibraltar, Kosovo, que de hecho tuvo el primer contacto  con el mundo del fútbol a nivel selección fue con la NF-Board. Fue en un amistoso contra Mónaco, y Gibraltar también, aunque no parezca. Andorra arrancó directo en FIFA. 

Esto es Sealand, una nación ficticia que se afilió a la NF-Board, y que es la famosa plataforma que está en el Canal de la Mancha.

-¿Qué tiene que tener un país o una nación para entrar dentro del catálogo de país no afiliado?

También tenés Mónaco, Vaticano, Groenlandia, en Oceanía tenes Islas Marshall, Tuvalu, Kiribati, y un par más. Después tenés naciones o etnias con identidad cultural propia y ahí tenés un gran abanico, Mapuches, en Europa tenés Gitanos, Catalanes, que si bien tienen una organización política mucho más fuertes, son una comunidad con costumbres propias, etcétera. También tenés naciones con bandera propia, sociedades con idioma propio, hay un abanico muy amplio. Estaba bien ese requisito, pero después se desvirtuó y terminaron afiliando cualquier cosa: micro naciones, naciones ficticias como por ejemplo el Principado de Sealand, que es la famosa plataforma que está en el Canal de la Mancha creo, que fue tomada por un inglés en 1967 y se declaró Rey, hay un pequeño antecedente que Suecia la reconoció de facto por un comunicado que hizo a Reino Unido, entonces es como que tiene un antecedente. Después tenemos a Seborga, que es un pequeño principado que queda en Italia, que por una carta del año 1700 ellos tienen el antecedente de declararse independientes. 

-¿Para ser independiente necesitas que alguien te reconozca?

-Claro. Para ser independiente tenés que tener algún reconocimiento para tener alguna validez. Por ejemplo, en este caso Sealand y Seborga son países que, si bien son micro naciones autoproclamadas sin una base legal fundamentada, tienen estos pequeños vericuetos legales en los cuales pueden decir “che, mira…” y bueno, tienen razón. 


El 13 de diciembre de 2003. Ese día en Narbona, Francia, se fundó la NF Board.

En 2004, Gonzalo se empezó a contactar con gente de Chile, con los Mapuches, con Isla de Pascua, de quienes teníamos dudas respecto de si habían jugado o no, porque los recortes de los diarios aseguraban que habían jugado tres amistosos que nunca jugaron, supuestamente contra Juan Fernández, que es una isla que queda cerca. Fue todo un logro encontrar y hablar con Isla de Pascua para este argentino, porque si bien es un territorio, está demasiado aislado del continente y, en su momento, no tenía tanta llegada o difusión a internet, tenían para mandar un mail y nada más.

Con la llegada de Isla de Pascua se empieza a generar algo interesante para que el mundo de estas selecciones vea que “en Sudamérica hay algo interesante”: Islas Galápagos, la nación Mapuche, los Aymara, la comunidad afrodescendiente en Argentina y en Chile que es fuerte, Islas Martín García.

-¿Fuiste a la Isla Martín García?

-Viajé allá en 2008. Fui con mi esposa y aproveche para llevar un petitorio, contacté gente y mi contacto derivó en el hijo de lo que sería el gobernador de la Isla, que en realidad no tiene gobernador sino una persona que es un encargado. El encargado es el habitante más antiguo que reside en la isla, es un correntino que llegó hace 50 años. La isla tiene un estatus medio raro, no es ni de Argentina ni de Uruguay, es administrada por Argentina, no existe la propiedad privada, es todo del estado. Por ejemplo, si querés ir tenés que pedir un permiso y trabajas ahí. Me acuerdo que llevé el petitorio, les gusta el fútbol pero no tienen gente, son 200 personas y se les complica, la mayoría de la gente cuando termina el colegio viene a zona norte a estudiar y ya viven en Tigre, Victoria, San Isidro. Tuvieron un equipo que jugaron un Juegos Bonaerenses como Isla Martín García en el año 1995 y es el único antecedente, pero bueno, mi gran tarea pendiente es poder crear esa selección algún día.


Viendo todo este potencial, y viendo que era complicado que nos dieran bola desde Francia con la NF-Board, que ya tenía unos manejos muy laxos a la hora de afiliar, Gonzalo y unos compañeros pensaron en armar un consejo acá, que dependiera de ellos. “Lo fundamos el 25 de mayo de 2007, decidí fundarlo ese día porque soy de River, aunque la fecha real de fundación de River no es 25 de Mayo, pero no importa”, recuerda Gonzalo. Había nacido el Consejo Sudamericano de Nuevas Federaciones. 

-¿Y qué cambió?

-Fundamos el consejo, arrancamos de otra forma, nos organizamos de otra forma, empezamos a comunicarnos de otra forma, teníamos una independencia que nos hacía manejarnos mejor. Ya lo que era Chile era distinto porque teníamos mucho más contacto y ahí todo lo que es la movida de pueblos originarios es muy fuerte, tiene muchísimo reconocimiento y apoyo del estado, nada que ver con lo que es acá. Allá los Aymara y Mapuches tienen una organización muy fuerte, presencia política y social muy marcada. A medida que fueron pasando los años fuimos contactando Isla de Pascua, Archipiélago de Juan Fernández, Aymara, Mapuches, fuimos afiliando a los primeros miembros y en 2010 se da el primer amistoso, que fue los Aymara que viajan a Juan Fernández, y Juan Fernández vuelve y se disputa una copa, que fue la primer copa. Me acuerdo que, todo muy amateur, yo envié el trofeo por correo y llegó tres meses después de que se jugó la copa, todo roto. Ese fue el primer amistoso que lo gana Juan Fernández después de haber empatado en continente y una definición por penales en la isla. 

El primer amistoso de la historia del Consejo Sudamericano de Nuevas Federaciones: Aymara vs. Juan Fernández.

-¿Cómo hacen por ejemplo los Aymara que no tienen un territorio? ¿Dónde juegan?

-Ellos están digamos asentados en lo que es la parte norte de Chile, más cerca a Bolivia, y los Mapuches están más al sur. Los Mapuches, en realidad por decirlo de alguna forma muy generalizada, son una agrupación de muchísimos pueblos de lo que es la Patagonia, que van de Chile a Argentina. Ellos existen desde antes de que existieran Argentina y Chile, entonces tenés los Pehuenches y otros, que cada uno significa gente de la montaña, gente del valle, que organizados son el pueblo mapuche, la nación mapuche. Tienen su bandera, su escudo, su idioma, también hay selecciones de estos pueblos que conforman la nación Mapuche, hay un torneo que jugó Pehuenche… 

-¿Y hay mundiales?

-En 2006 la NF-Board organiza la primera Copa del Mundo que se hace en Occitania, que es una región de Francia, que hablan Occitan y tienen costumbres que están más cerca de lo que es Catalunya. En principio iban a ser seis equipos, se bajan dos, Camerún Meridional (es una parte de Camerún que hablan inglés) porque tiene un problema con las Visa y no logra ingresar. Terminan jugando Mónaco, la nación Sami, Laponia, y Occitania, es un triangular. La final la juegan Mónaco contra Laponia, que tiene un gran historial de haber jugado y una organización mucho mayor, y que en esa final le ganó 21 a 1 a Mónaco y bueno, esa fue la primer copa. 

Después, en 2008, 2009 y 2010 se hacen tres copas más: la primera se juega otra en Laponia (Suecia), en la que también se hace el primer torneo femenino y ahí ya jugaban otras selecciones, como Kurdistán, Chipre del Norte. La segunda en Padania (Italia) y la tercera se juega en la Isla de Gozo, que es una Isla de Malta. Finalmente, en 2012 se hace en Kurdistán y se produce un quiebre porque hubo un gran apoyo del pueblo Kurdo, que apoyó a su equipo a ganar la Copa ante cuarenta mil personas en la cancha. Ahí es cuando hay una división y una persona que era parte de la NF-Board se separa y decide fundar ConIFA, que es el organismo que ahora manda y que tiene otra filosofía. 

-¿Y qué pasa con el Consejo Sudamericano?

-Nosotros quedamos en el medio. En ese ínterin nosotros ya habíamos hecho varios amistosos, Mapuches jugaba regularmente con otras selecciones, Aymaras, y ahí es cuando nosotros llevamos la idea a lo que es este Corporación Nacional de Desarrollo Indígena de hacer un torneo de pueblos originarios. Pero un representante mapuche toma la posta, nos quita la idea y la hace propia. Ese torneo no hubiese existido sin nuestra reunión, sin nuestra comunión con los pueblos originarios. El gobierno de Chile da fondos para hacer ese torneo y se hace en Santiago en 2012, yo fui, jugó Isla de Pascua, los Aymara, Licán Antai, Quechuas, Mapuches. Yo estuve ahí, se hizo en la cancha de Audax Italiano, se jugó en un nivel muy pro, ganó Isla de Pascua la final.

Ahí ya nuestra actividad, si bien obviamente es meramente amateur porque no vivimos de esto dijimos “bueno, acá hay un tema, hay que ver cómo hacemos” porque la NF-Board existía pero había perdido poder y ConIFA nos presionaba porque quería meterse en Sudamérica salteándonos a nosotros y usando todo el laburo que hicimos durante casi diez años de contactar selecciones. Eso no nos gustó, entonces nos bajamos de NF-Board por decirlo de alguna forma y nos volvimos como independientes, no nos casamos con nadie y respondemos a todos.

Los fundadores del Consejo Sudamericano de Nuevas Federaciones: Carlos Valenzuela (Uruguay), Gonzalo Flores Domarchi (Chile), Jorge Gonzalez Aburto (Chile) y Gonzalo Parada (Argentina).

Fuimos hablando con ConIFA, quisimos asociar a nuestros miembros a ConIFA, pero ellos piden una membresía que se hace muy cara para los miembros de acá y previo a esto, decidimos que sería bueno enviar por primera vez al mundial que organiza ConIFA un miembro de Sudamérica. Sería la primera vez que un miembro de Sudamérica juega un mundial de futbol no FIFA. En principio logramos afiliar a Mapuche, Isla de Pascua, Rapanui y eso fue un gran paso, que afilien a miembros relacionados directamente con el consejo, y el torneo que se juega ahora en mayo se juega en Macedonia del Norte, en principio la invitación de Sudamérica la tiene Mapuche y ya ConIFA anunció que va a jugar Mapuche, pero hay un problema de guita, que mapuche no tiene los fondos, entonces nosotros estábamos diciendo “si Mapuche no puede, va Isla de Pascua que sí tiene la plata”, pero bueno, ellos querían Mapuche, porque el cupo es por lugar y no por continente. El tema es que, hasta el día de hoy, mapuche no iba a poder ir y apuramos los trámites para que vaya Isla de Pascua, pero parece ser que en dos días se dio vuelta todo y Mapuche consigue la guita, es muy factible que vaya, sería histórico. 

¿Es cierto que vos diseñaste las camisetas de varias selecciones?

En 2006/2007 se hicieron camisetas de futbol de selecciones acá en Argentina y se enviaron a Europa, la camiseta de Islas Chao, la camiseta de la Nación Gitana, de Chechenia, se hicieron acá, yo tengo una camiseta de cada uno. Yo diseñé la camiseta de Seborga, de Islas Chagos. Hace poco la selección de San Bartolomé del Caribe, que lucha por entrar a CONCACAF, que juega amistosos en una isla en la que son siete mil habitantes y que vive del turismo, pidió que alguien les diseñe el escudo de la federación. Les dije que se los hacía, se los mandé, lo aceptaron y están usando ese escudo. Una locura que no cuento mucho porque es poco creíble. 

-¿Y cuál es el equipo al que querés sumar?

-Yo en su momento hable con gente de Islas Malvinas para afiliarse, que me dijeron que si. Obviamente hay un recelo, se querían reunir y después dijeron que no, costó, se entiende… Más allá de cualquier pensamiento político que uno tenga, la realidad es que ahí la gente que habita no tiene nada que ver con nosotros, por más que duela es la verdad. Nosotros los llamaríamos Islas Malvinas, ellos se hacen llamar Falkand, o sea la organización es la Falkand Islands Football League. Ellos ya juegan, no es que no juegan, juegan, pero bueno… es muy difícil. De hecho cuando los quise afiliar o cuando hablé de la posible idea de un amistoso, ya me saltaron a decir “cipayo, vende patria, hay que matarlo porque dijo que iba a jugar”. Si querés acercarte un poco tenés que hacer este tipo de actividades y demostrarle que vos no sos Galtieri, no soy el milico ese te mando a invadir, no tengo nada que ver, pero bueno es muy difícil, creo es el caso más difícil. 

-Si te digo Tristán De Acuña que me podes decir…

-Es el territorio más aislado del mundo. Literal. Y el lugar en el que más whisky se toma. Ahí hay un montón de casos de enfermedades genéticas porque son todos primos y hay cuatro o cinco apellidos. Ellos juegan regularmente a la antigua, viene el barco inglés y juegan con la selección del barco, como se hizo acá un montón de veces, como se hizo en cada puerto donde se empezaba a jugar al fútbol.

Me comuniqué con ellos, con un tipo que se llamaba León Glass, hay como cuatro apellidos en la isla y Glass es uno. Hablé con él y me dijo “si, que bueno”, me contestó. Ya perdí los mails, esto fue hace diez años o un poco más, pero que lamentablemente para qué se van a afiliar si no van a poder jugar nunca, porque no van a poder viajar nunca. Están muy aislados, fíjate que si va alguien con un resfrío los mata a todos mas o menos, es un nivel así, es una locura, no es que los mata, pero si va alguien con una gripe los mata a todos. Les dije “bueno, pero te puedo hacer un contacto con los Island Games” para que jueguen ahí por lo menos, pero no, nada y quedó ahí, pero bueno, tuve un contacto directo y hubo intención de afiliarlos. 


 Un logro importante que tuvo Gonzalo con el Consejo ocurrió en 2014. Ese año se jugó el primer amistoso no FIFA en Argentina que juega la selección de Esperanto contra la Comunidad Armenia Argentina. La Comunidad Armenia Argentina es miembro del consejo, y está porque hay que entender que una cosa es la inmigración y otra es escapar de algo, o sea, en realidad es por Armenia. No escapan de Armenia porque fueron a trabajar a Argentina, sino por una cuestión de un genocidio, eso se debatió en el consejo, o sea, eso podría habilitarlos a ser parte porque tiene sustento, pero tiene otra calidad de asociado, que no es lo mismo que una selección plena.

Esperanto vs. Comunidad Armenia Argentina, primer amistoso no FIFA jugado en Argentina.

Esperanto es la selección de los que hablan en idioma esperanto. Hay una comunidad muy grande que tiene bandera propia, se junta una vez al año y, justo ese año coincidió que se hacía el congreso internacional en Buenos Aires. Decidieron armar una selección de “Esperantistas”, o sea toda gente del mundo que habla Esperanto: había un cubano, uno del Congo, rusos, de argentina, brasileros. Se jugó el amistoso acá en Colegiales hay una cancha, se hizo el amistoso y se jugó, si bien la medida de la cancha era un poco más chica, el partido terminó 8 a 3 para la comunidad Armenia.

-¿Cuál es la selección afiliada más rara que conoces? 

-El Vaticano no está afiliado, pero el Vaticano, sin dudas. Tuvalu, que verdaderamente es la Selección de Tuvalu, una nación que en treinta años va a dejar de existir porque la va a tapar el mar, tiene dos metros por el nivel del mar y son once mil habitantes, que no juega FIFA por falta de infraestructura. Es afiliarse para no jugar. 

Y bueno, en Sudamérica sin dudas Isla de Pascua, que es un logro de nuestro Consejo. Isla de Pascua jugó contra Colo Colo en la Copa Chile gracias a que nosotros empezamos a darle bola a estas selecciones. Mapuche está en el centro de atención de estos temas porque le dimos una entidad y así con un montón de cosas.

-¿Cuál es tu sueño con todo esto?

Que perdure, sé que acá llegar es de a poco. Esto es un camino que se hace a cada paso, porque no se ve qué es lo que hay más allá, no hay un objetivo porque el objetivo justamente lo vamos trazando a medida que vas caminando. Nosotros damos un paso y ahí prendemos la luz y vemos qué hay.

La charla va llegando a su fin y el miembro de investigación del Museo de River deja escapar un último sueño: “Que se juegue un partido en River, aunque sea en la cancha auxiliar, o en una cancha oficial aunque sea de Boca, no importa. En una cancha auxiliar bien profesional, eso acá no se logró todavía. Que vengan la Isla Martín García contra la Isla de Pascua, jueguen en el Monumental o en la Bombonera. Ahí me vuelvo loco porque sería un reconocimiento muy grande“.