Guam

La isla del Pacífico que busca forjar su identidad futbolera

La historia del fútbol es inabarcable. O si lo es, costaría mucho encontrar un rincón del planeta en el que no se sepa algo de este deporte. Aquí, Guam, un lugar en el que también se respira el jadeante espíritu de patear y correr detrás de una pelota.

Guam es una isla ubicada en el Pacífico Occidental y forma parte del archipiélago de las Marianas. A la fecha es un territorio no incorporado de Estados Unidos. Su estado es similar al de Puerto Rico, ya que no cuenta con representante en el Colegio Electoral y, por tanto, no votan en las elecciones presidenciales. Por ello cuenta con apenas un delegado sin poder de voto en el Congreso nacional. A pesar de esto son considerados ciudadanos estadounidenses, aunque ellos mismos consideran que el trato que obtienen de parte de la potencia es “de segunda clase”. Su historia, sin embargo, es mucho más rica.

Habitada desde tiempos ancestrales por el pueblo Chamorro, fue Fernando de Magallanes el primer europeo en hacer contacto con los nativos, durante el siglo XVI. Ya, para 1565, la isla fue reclamada para el Imperio Español, pero recién en el siglo XVII se estableció la primera colonia y luego pasó a ser parte de la Capitanía General de las Filipinas. Su ubicación estratégica le daba un lugar perfecto como punto de paso para las distintas rutas marítimas, tanto en Asia como hacia otras islas del Pacífico o incluso luego, América. Tal importancia entonces explica que en 1898 Estados Unidos captura a Guam con un desembarco durante la guerra que mantuvo con España. Y salvo durante tres años durante la Segunda Guerra Mundial, donde fue conquistada por Japón tras el ataque a Pearl Harbor, siempre se mantuvo como un territorio estadounidense desde ese entonces. Su historia nos relata hoy a un pueblo multicultural, donde encontramos raíces milenarias y rastros españoles y japoneses en la cultura, sumado a la más fuerte dominación americana.

El fútbol, si bien se juega en la isla desde hace más de un siglo, estuvo opacado por deportes más populares para los americanos como el baseball, o los tradicionales deportes acuáticos locales. Su Selección fue fundada en 1973 y recién ingresó en la FIFA tardíamente en 1996. Hasta ese momento, la Selección era más un combinado que se formaba para torneos puntuales, como en 1975 cuando hizo su debut oficial en los Juegos del Pacífico con una estrepitosa caída por 0-11 ante Islas Fiji y luego 1-5 ante Islas Salomón. Si bien nunca llegó a estar afiliada a la Federación Oceánica de Fútbol, en su paso por Oceanía hasta 1995 (en torneos no oficiales) no logró cosechar victorias, y en su mayoría, los resultados fueron derrotas abultadas. Por eso fue sorpresiva su entrada a la Confederación Asiática en 1996, con un nivel mucho más exigente y una distancia geográfica entre los países mayor.

Sus comienzos en la escena grande del fútbol también fueron complicados. En su primera aparición para la clasificación a la Copa Asiática de Naciones en 1996 sufrió goleadas contra Vietnam, Taiwán y Corea del Sur, donde recibió nueve goles en cada partido. Su situación con el paso del tiempo no mejoró y el historial registra algunas humillantes derrotas, como un 19 a 0 sufrido ante China, u otra derrota por el mismo número contra Irán, para luego caer por 16 goles contra Tajikistán en su primera clasificación a la Copa del Mundo, en 2002. Sin detenerse en su búsqueda de crecimiento, las goleadas que incluyen también un 21 a 0 ante Corea del Norte en 2005 o un 15 a 0 frente a Hong Kong. Recién en 2007 pudo registrar sus primeras dos victorias ante las Islas Marianas del Norte, primero ganándoles 3 a 2 de visitante, para luego vapulearlos por 9 a 0 de local, en lo que se sintió como una revancha metafórica por tantas derrotas padecidas.

La historia comenzó a cambiar para la pequeña isla con la llegada de Gary White a la dirección nacional en 2012. White era un ex futbolista inglés, surgido de las inferiores del Southampton, que llegó a Guam tras su paso como entrenador de las selecciones nacionales de Islas Vírgenes Británicas y Barbados. También trabajó como segundo entrenador en el Seattle Sounders de la Major League Soccer (MLS). Así, su conocimiento en gestionar selecciones en ese nivel le permitió rápidamente percatarse del nivel de sus jugadores y estudiar la posibilidad de repatriar futbolistas que fueran originarios o descendientes de familias guamesas. Su primer trabajo fue intentar darle notoriedad a la Selección entre los propios isleños para que se empezara a formar un vínculo entre los futbolistas y los espectadores. Amistosos, partidos de exhibición, charlas con jóvenes y hasta la creación de un apodo, LosMataos (la clase alta del pueblo chamorro), todo el trabajo iba en la dirección de querer empezar a gestar un renacer del fútbol en la isla y darle una nueva identidad al equipo. Sabía también que iba a ser necesario darle un salto de jerarquía al plantel, formado casi íntegramente por futbolistas del medio local. Así buscó entre los futbolistas profesionales americanos jugadores con descendencia directa de la isla para nacionalizarlos. De esa primera camada de naturalizados se destacan el volante ofensivo Ryan Guy y el defensor A. J. De La Garza, ambos jugadores de la MLS en aquel momento. De a poco, con trabajo y sacrificio, Guam comenzó a enhebrar una serie de resultados históricos. Como la clasificación a la Copa EAFF (del este asiático) tras vencer a Macao y a las Islas Marianas del Norte. Ya en el torneo, logró un asombroso empate ante Taiwán por 1 a 1,  quienes apenas cinco años antes los habían derrotado por 10 a 0, si sirve la comparación.

Sin embargo, el partido más importante en la historia de Guam sin duda se dio el 16 de junio de 2015. Ese día Hagåtña se vistió de fiesta mientras el país con menor población en Asia derrotaba a la India por 2 a 1 en plena clasificación a Rusia 2018. Con “apenas” una diferencia de mas de mil millones doscientos mil habitantes, el férreo esquema que planteó White fue suficiente para neutralizar a los tigres azules y darle la victoria mas importante a la selección. La locura estalló en el estadio nacional, con apenas algunas butacas para albergar mil espectadores, la mayoría parados al costado del campo de juego. Unas fechas antes ya había hecho historia con una victoria sufrida por 1 a 0 ante Turkmenistán, siendo su primera victoria oficial en una clasificatoria, pero este triunfo claramente tenía otro sabor.

A partir de esta seguidilla de buenos resultados, Guam comenzó a figurar en el radar futbolístico de varias asociaciones como un rival que ya no eran seis puntos asegurados en cualquier torneo. Y la Federación aprovechó dicho impulso. Consiguió fondos de la FIFA y la AFC para hacer nuevas instalaciones de entrenamiento para la selección, que hoy son de primer nivel en la región. Los buenos resultados revitalizaron también el interés por los jóvenes en practicar el deporte, creando en distintos puntos de la isla nuevos programas de desarrollo juvenil. No sólo eso, se empezó a hacer foco en la contratación y preparación de entrenadores licenciados bajo el esquema de la AFC, para potenciar la preparación en las fuerzas básicas. El éxito y el impulso que se le da desde la federación, hace que hoy el fútbol sea el deporte mas practicado en la isla por la juventud, superando con creces a deportes más tradicionales como el baseball o el fútbol americano.

Sin embargo, si quisiera un joven o una joven de Guam ser futbolista profesional, tendría que buscar su destino en otro destino, principalmente en los Estados Unidos. Si bien la Liga local se juega al menos regularmente desde 1990, la misma es completamente amateur. La Budweiser Soccer Premier League suele contar con entre ocho y diez equipos, que disputan un torneo de octubre a abril, con partidos a ida y vuelta. Por ranking, Guam debería poder clasificar equipos a la AFC Cup, la segunda competición de clubes en Asia, pero dado que ninguno de los clubes puede cumplir los criterios mínimos para otorgar una licencia AFC, no participan de este certamen y deben hacerlo en torneos menores o amistosos.

Hoy el fútbol local es hegemonizado por el Rovers FC, quienes desde el 2013 a la fecha han ganado todos los torneos. Fundado hace apenas unos años por un grupo de futbolistas senior, que decidieron combatir a los grandes de la Liga, como el Quality Distributors, patrocinado por la empresa homónima que desde 2007 a 2012 ganó ininterrumpidamente la Liga. O el Guam Shipyard, equipo conformado en su momento por trabajadores de la zona portuaria y que con nueve campeonatos son el club más ganador de la isla. Algo interesante para notar es que si bien estos clubes no tienen sedes o estadios propios en su mayoría, y comparten las instalaciones de la Federación, sí tienen varios equipos en otras áreas, como equipos juveniles, fútbol femenino, fútbol playa o futsal. Es el trabajo mancomunado de estos clubes con la Federación para promover aún más el fútbol en la isla lo que lo hace posible. Aún así, el crecimiento que tuvo el fútbol en Guam a partir de la llegada de Gary White convierten a este pequeño paraíso en el océano Pacífico en un caso muy particular. No sólo por la intensidad, sino por la velocidad con la que lograron alcanzar buenos resultados ante tantas adversidades. White dejó su cargo en 2016, pero el modelo que implementó en la Selección y que tanto furor causó, sigue en pie.

Hoy, la Selección cuenta con varios futbolistas jugando en distintas ligas de la pirámide estadounidense, incluyendo equipos universitarios. Así lo ve su capitán y goleador histórico, Jason Cunliffe, quien a sus 37 años aún sigue en actividad y vivió casi todos los momentos con su selección. Desde las goleadas humillantes hasta los triunfos épicos y esta “nueva normalidad” que se vive en la isla. Con 22 goles en 53 partidos, Cunliffe no es sólo uno de los jugadores más importantes a pesar de su experiencia, es también un ícono para la juventud. Por eso trabaja en distintas áreas con la Federación para seguir desarrollando esa chispa entre los más jóvenes, consciente de que la base del éxito a futuro está entre ellos.