Fallon Sherrock

La princesa de los dardos

">
La inglesa se convirtió en la primera mujer en la historia en ganarle un partido a un hombre en el Mundial de la especialidad; un relato con varios giros a los de un cuento de Navidad.

“Necesita un 18. Ese dardo debe tocar el número 18 para que la historia en el Mundial de Dardo escriba una de sus páginas más importantes”. Y nada más… salió el dardo de sus dedos, en cada giro parecía que salía una estela especial de mística que se esparcía por todo el Alexandra Palace. Los 10.400 espectadores que abarrotaron el mítico espacio ubicado en el norte de Londres hicieron el silencio típico que anuncia el estallido. “Increíble. Lo ha conseguido. ‘La Princesa del Palacio’ hizo lo que ninguna mujer había logrado”. El relato de la televisión oficial quedará grabado en su recuerdo. Para siempre en los amantes de uno de los entretenimientos más populares del Reino Unido.  

La peluquera de Milton Keynes que apuntaba al centro del tablero de los dardos para practicar en sus ratos libres terminó sellando a fuego el nombre Fallon Sherrock. El 13 de diciembre no será un día más. Será recordado porque ella fue la primera mujer en ganar un partido del mundial de la Professional Darts Corporation (PDC), una competición en la que la presencia de la mujer era tan residual que se podía calificar como nula. Para llegar a la máxima cita del mundo de los dardos, Sherrock tuvo que hacer el mismo camino que la japonesa Mikuru Suzuki. Ambas tuvieron que ganar una etapa previa femenina dividida en dos: había una plaza reservada para una jugadora de Reino Unido e Irlanda y otra para jugadoras del resto del mundo.

Pero antes de dejar su huella en esta actividad que tiene una gran tradición en los bares ingleses, y un gran seguimiento por parte de los medios, cabe entender que la historia de la ‘Princesa del Palacio (Queen of the Palace)’ viene de familia: sus padres y hasta su hermana gemela jugaban. Ella esperó hasta los 17 años para comenzar a tomárselo en serio y a competir. Se destacó en torneos femeninos. En 2015 alcanzó la final del mundial de la British Darts Organisation (BDO), una de las dos grandes organizaciones del mundo de los dardos. Ese había sido su pico de rendimiento… Hasta ahora. 

Ese 13 de diciembre, la inglesa salió a romper la historia ante su compatriota Ted Evetts (actual 73 del mundo). Todo hacía indicar que una de las dos mujeres del certamen (que tiene a 96 jugadoras en total) se iría eliminada en primera ronda como las anteriores tres damas que habían participado en el certamen, y como le terminó pasando a Suzuki en este 2019. Pero el cuento de Navidad fue tan bueno que parecía irreal. Ingresó a competir con la canción “Last Friday Night”, de Katy Perry, y el estadio entero se volcó a alentarla. Y vaya que respondió. ‘Diana de Inglaterra’, tal como también la apodan, se convirtió en la primera mujer en ganar un partido del Mundial al vencer a Evetts por 3-2. 

Ese triunfo desató una locura en la multitud y alcanzó una repercusión mundial. Y la nacida en Buckinghamshire no tuvo problema en explicar cuáles son los motivos por los que consiguió gestar semejante hazaña: “Si no tenemos el reconocimiento y la oportunidad de jugar ante los hombres, obviamente no ves esto (victoria de una mujer ante un hombre) a menudo. Las mujeres podemos ganar a los hombres. Solo necesitamos más oportunidades para demostrárnoslo a nosotras mismas. Hay mujeres que pueden jugar como yo, sino mejor. Solo necesitamos más reconocimiento“.

Parecía que la película terminaba en esa sola hazaña, porque el siguiente compromiso para esta madre de un niño de cinco años (al que tuvo en un parto muy complicado que le dejó secuelas físicas que la alejaron del deporte por un tiempo) era nada menos que ante el 11 del mundo. Pero el austríaco Mensur Suljović no pudo con ella cuatro días más tarde de su fulgurante debut. Fue 3-1 y una sorpresa con todas las letras. “He demostrado que las mujeres podemos competir contra los hombres y vencerlos. Acabo de hacer historia. No lo puedo creer”.

Tal fue el polvo que levantó su maravillosa historia, que hasta la ex tenista Billie Jean King, una vieja luchadora por los derechos de las mujeres, publicó un tweet en su apoyo, con un sentido mensaje: “Tu talento y gracia bajo presión te llevarán muy lejos”. 

“Esta chica sabe jugar y me exigió dar lo mejor para plantarle cara”. ¿Quién declaró eso? Chris Dobey, el verdugo de la ilusión de una Sherrock que perdió ese partido pero que ya había ganado mucho más que eso. Había logrado que todo el mundo del deporte hable de ella. “Es increíble lo que he vivido. Ha sido un sueño, quiero agradecer todo esto a la afición”, declaró la inglesa de 25 años tras su historia.


¿Qué pasará con su futuro? Sharrock ya dejó en claro que volverá a competir en la Escuela Clasificatoria del PDC en enero, con el objetivo de conseguir la tarjeta para participar en el circuito masculino que reparte premios por 14 millones de libras esterlinas. Ella quiere entrar al circuito grande… y no ser solo parte de un cuento de Navidad.