NBA

Nadan en millones, potencian el show

Calculan sus fortunas en billones de dólares y son hombres vinculados con empresa como Microsoft o Alibaba, sin embargo no tienen las luces de Lebron James, Anthony Davis o Luka Doncic. Un recorrido por los dueños de lasa franquicias de la la NBA que amasan fortunas que hacen temblar las piernas.

Apenas algunos son afectos a los flashes. Sin embargo, sus nombres y apellidos emanan brillo. Quizá hasta la postura que adoptan tenga que ver con una forma de transmitir cuál es el lugar que ocupan. Y lo curioso del caso es que son actores determinantes en un universo de luces y de ostentación en la que ellos sólo se dedican a aplaudir desde una tribuna, sonríen con suficiencia y se mantienen erguidos mirando al mundo parados sobre una montaña de dólares. En la NBA resuenan los nombres de LeBron James, Nikola Jokic o de Jimmy Butler, se sabe que Gregg Popovich es un entrenador legendario y que Pat Riley es uno de los general manager más emblemáticos. Sin embargo, los verdaderos dueños del circo, los propietarios de las franquicias que integran la competencia, se mantienen detrás de escena de uno de los espectáculos deportivos más atrapantes del planeta.

Es cierto que hay nombre que surgen inmediatamente cuando se habla de los dueños de equipos de la NBA: Mark Cuban, de Dallas Mavericks; Dan Gilbert, de Cleveland Cavaliers; o Michael Jordan, de Chalotte Hornets. Pero pocos saben que dentro de ese universo de gente poderosa, hay seis propietarios de equipos entre las 250 personas más ricas del mundo.

Es realmente increíble cuando se repasa el nombre de muchos de esos empresarios, ya que son completos desconocidos para el mundo del básquetbol, pero son auténticas estrellas dentro del plantea de los negocios. En la NBA hay 22 multimillonarios que poseen al menos el 20% de una franquicia, sin incluir los equipos que son propiedad de grandes corporaciones como Madison Square Garden y Rogers Communications e inversores más pequeños como Patrick Soon-Shiong, Michael Rubin y Mark Stevens. 

Dan Gilbert, amo y señor de los Cavaliers

Para comprender mejor este idioma, los hombres que dominan el básquetbol de los Estados Unidos ostentan fortunas que se calculan en billones de dólares y resulta imposible traducirlo para simples mortales. Incluso, de sólo leer el último reporte de Forbes respecto de cuál es el valor combinado de los 22 propietarios de los equipos de la NBA, es posible que a más de uno se le aflojen las piernas: 141 mil millones de dólares.

El empresario más dominante del momento es Steve Ballmer, que compró Los Angeles Clippers en 2014 por US$ 2.000 millones. Este hombre, que es el ex director ejecutivo de Microsoft, tiene un capital que está calculado en 51.9 billones de dólares.

Cada una de las organizaciones que componen la NBA son empresas deportivas. La cantidad de recursos que dispone cada uno de los equipos, la opulencia de los estadios y el show que monta cada franquicia para cada juego, permiten comprender mínimamente la inversión que asumen estos hombres.

Pero claro, hay datos que salen a la luz y despejan todos los interrogantes. Por ejemplo, Dan Gilbert es ahora el segundo hombre más poderoso económicamente detrás de Ballmer. Y eso obedece a que las empresas que manejan por fuera del básquetbol les permiten nadar en dólares. Para comprender, Gilbert hizo pública su empresa, Rocket Companies, en la Bolsa de Valores de Nueva York y vio su patrimonio neto aumentar US$ 34 mil millones. Tomando en cuenta todas sus empresas comerciales, incluidos los Cavaliers, el patrimonio neto total de Gilbert ahora llega a US$ 41.1 mil millones. Según Forbes , eso lo convierte en el decimoséptimo hombre más rico de los Estados Unidos.

En medio de esta situación de Pandemia, Gilbert donó 1.2 millones de dólares para ayudar a detener el Coronavirus en Detroit. Incluso, desarrolló un plan de compensación para continuar pagando los salarios del personal de eventos (los que trabajan los días de partidos) y de fuerza laborales (la seguridad del estadio). De la misma manera que Ted Leonsis, propietario de Washington Wizards, también de los Capitals de la NHL, las Washington Mystics de la WNBA y dos equipos de fútbol, y dueño de una fortuna de 1.1 billones de dólares, tomó la determinación de pagarle a los 500 empleados que estaban vinculados a las tareas en el Capital One Arena (el estadio situado en Washington DC se encuentra cerrado desde finales de marzo pasado).

Una de las franquicias permitió conocer bastante sobre sus dueños es Brooklyn Nets. Desde 2010 fue adquirida por Mikhail Prokhorov, político ruso y primera persona no estadounidense en hacerse con una franquicia de la NBA. La duodécima fortuna del país eslavo es también la 139 más adinerada del mundo, con un patrimonio que supera los 10.500 millones de dólares. Su actividad con los Nets está llegando a su fin, ya que en 2021 venderá todas sus acciones a Joseph Tsai, cofundador y vicepresidente de Alibaba, que desde 2019 es el propietario del 49% de los Nets.

Uno de los hombres fuertes, por sus logros en la NBA, fue Peter Holt, y porque tomó dimensión cuando tuvo que negociar las renovaciones de contratos con Manu Ginóbili. Desde hace unos años le cedió el control de San Antonio Spurs a su esposa Julianna Hawn Holt. Esta empresaria es presidenta y CEO de Spurs Sports & Entertainment desde que su marido y heredero de Caterpillar, la compañía de maquinarias para la construcción más grande del mundo, decidiese retirarse de su actividad comercial. Además de la franquicia de la NBA, Hawn Holt también lidera los equipos de ligas de desarrollo de básquetbol, así como el AT&T Center, el estadio de los Spurs.

Son muchos los hombres poderosos que dominan a la NBA, como Philip Anschutz, que lidera a Los Angeles Lakers y tiene una fortuna valuada en 11.2 mil millones de dólares y también es dueño de los Kings de la NHL. Así como Stanley Kroenke, que tiene el control de Denver Nuggets, posee en sus arcas unos 10.000 millones de dólares y es un magnate inmobiliario. De la misma manera que Robert Pera, a los 42 años, es el más joven en el universo de los propietarios, y acumula el control de Memphis Grizzlies, una montaña de 7.1 millones de dólares y tiene tres cuartas partes de Ubiquiti Network, una poderosa empresa de equipos inalámbricos.

Joseph Tsai, de los Nets

Todos son auténticos tiburones dentro del mundo de los negocios, como Tom Gores, dueño de Detroit Pistons, que acapara un capital de 5.7 mil millones de dólares. Otro, Micky Arison, de Miami Heat, el mayor operador de cruceros del mundo fundando en 1972, amasó una fortuna de US$ 5.2 mil millones o Tilman Ferttitta, de Houston Rockets, que es dueño de Golden Nugget Casinos y Landry’s, una compañía de restaurantes y entretenimiento con sede en Texas, que acumula dinero por US$ 4.4 mil millones.

Cada uno de los propietarios tienen un poder enorme y son hombres que manejan cientos de miles de millones de dólares: Antony Ressler, de Atlanta Hawks (tiene un capital de 2.6 billones de dólares), y es el fundador de Apollo Global Management; Jerry Reinsdorf, de Chicago Bulls (US$ 1.6 billones) multimillonario gracias al negocio de bienes inmuebles a través de la empresa Balcor; Joe Lacob (US$ 325 millones), dueño de Golden State Warriors desde 2010, es socio y ejecutivo de Kleiner Perskins; Herbert Simon (US$ 3.2 billones), propietario de Indiana Pacers, líder de Kirkus Reviews, una promotora inmobiliaria; Vivek Ranadivé (US$ 700 millones) tiene el control de Sacramento Kings, pero su dinero lo generó como fundador de Tibco Software y Teknekron Software Systems, empresas enfocadas en el ámbito informático, y Gail Miller (US$ 1.2 billones de dólares) adquirió en 1986 a Utah Jazz, tiene el control del grupo empresarial Larry H. Miller, dueña de 54 concesionarios de automóviles y una cadena de cines.

También están los cosos de Boston Celtics y Toronto Raptors. La franquicia de Canadá que se quedó con el último anillo de la NBA, pertenece a Maple Leaf Sports&Entretainment (US$ 1.7 billones), que está presidida por Larry Tanenbaum y además de los deportes, se dedican a los negocios enfocados a los bienes inmuebles. Mientras que a los Celtics lo maneja un grupo empresarial de inversión con una junta directiva integrada por diez personas, que se denomina Boston Basketball Partners.

Vuelan los dólares y allí aparece Marc Lasry Wes Edens (US$ 1.8 billones) que es dueño de Milwaukee Bucks, pero también co-fundador de Fortress Investment Gruop y fundandor de New Fortress Energy; Glen Taylor (US$ 3 billones), es dueño desde 1994 de Minnesota Timberwolves y también propietario de Taylor Corporation, una multinacional privada dedicada a la impresión y la electrónica; Gayle Benson (US$ 3.1 billones), maneja New Orleans Pelicans desde 2018, lo heredó de su marido Tom Benson y se quedó con la compañía cervecera Dixie Brewing; James Dolan (US$ 1.5 billones) tiene desde 1999 a los New York Knicks y es el presidente ejecutivo y CEO de Madison Square Garden Company; Clay Bennett preside el grupo Proffesional Basket Club (590 millones de dólares) que compró a Oklahoma City Thunder en 2006; RDC Sports Inc (US$ 2 billones) maneja Orlando Magic desde 1991; Harris Blitzer Sports&Entretainment tiene a Philadelphia 76ers. desde 2011 y también es propietaria de los New Jersey Devils de la NHL y el Crystal Palace, de la Premier League; Robert Sarver (US$ 400 millones) conduce a Phoenix Suns desde 2004, pero también es co-fundador del fondo de inversiones SouthWest Value Partners y también es propietario de Mallorca, de la Liga de España de fútbol; y Jody Allen (US$ 20.3 billones) heredó Portland Trail Blazers en 2018, cuando falleció su hermano Paul Allen, co-fundando de Microsoft.

Ellos no están en todas las fotos cuando una volcada da la vuelta al mundo o cuando un buzzer beat rompe las redes sociales. Sin embargo, son los protagonistas de una maquinaria perfecta llamada NBA. Ellos, los verdaderos dueños de la pelota.