Maradona

Sesenta veces Diego

Diego Armando Maradona cumplió años y desde Enganche decidimos homenajearlo con una recopilación de sus mejores 60 frases. Fútbol, sobre todo, pero también política, amores y peleas, bajo la verba incontenible del mejor jugador de la historia.

Diego declaró de la misma forma que jugó. Con su estilo frontal, verborrágico; con su gracia, sus ocurrencias; con una repentización única para sortear obstáculos. Y lo hizo siempre a su manera, como quiso. Sus piernas lastimaron a sus rivales dentro de la cancha tanto como su lengua filosa lo hizo afuera. Diego atravesó la vida de miles de personas con sus goles, sus gambetas, sus títulos, pero también con sus palabras. Generó un sinfín de frases antológicas, que no solo están inmersas en el lenguaje futbolero argentino, sino que se encuentran en el inconsciente colectivo de toda una generación que fue contemporánea de sus hazañas, de sus logros, de sus caídas y resurrecciones.    

Si se hace una analogía con un género musical bien argentino, se podría decir que Diego es como un tango del Polaco Goyeneche: pasional, con los bolsillos llenos de tierra, con olor a barro, a tabaco, único, imperfecto. Un Dios pagano, adorado por millones de feligreses que le rezan a lo largo del mundo. Un Dios con su propia iglesia, que festeja su Navidad cada 30 de octubre. Un Dios venerado por sus fieles, claro, pero también denostado por sus detractores. Un Dios sucio, incorrecto, incómodo, lleno de contradicciones. Un Dios terrenal, de carne y hueso.

Pero al fin de cuentas y como el mismo declaró, no es ningún Dios. Diego es Diego. Simplemente Diego. No hacen falta más palabras para describirlo.

“El fútbol es el deporte más lindo y más sano del mundo. Eso no le quepa la menor duda a nadie. Porque se equivoque uno no tiene que pagar el fútbol. Yo me equivoqué y pagué… pero la pelota no se mancha” (2001, en su partido homenaje).

“Cuando dije ‘la pelota no se mancha’ les estaba hablando con el corazón en la mano a todos los hinchas de Boca porque sabía que no volvía más” (2019).

“El 99 por ciento de las cosas que se dicen y se escriben de mí, son mentiras” (1998).

“A veces me agarran bajones, pero pongo ‘El Chavo’ y se me pasa todo” (2001).

“Scaloni no puede dirigir ni el tráfico” (2018).

“Yo me di cuenta que mi vieja no sufría dolor de estómago a los 13 años. Fui un boludo hasta los 13 años. Mi vieja nunca tuvo dolor de estómago, siempre quiso que comiéramos nosotros. Y, cada vez que llegaba la comida, decía: ‘Me duele el estómago’. ¡Mentira!, era porque no alcanzaba. Por eso estoy orgulloso y la amo a mi vieja” (2011).

“Nunca dejé de ser feliz, el único problema que tengo es que se me fueron mis dos viejitos. Daría todo lo que tengo hoy porque mi vieja se apareciera por esa puerta” (2019).

“Lástima creo que no se le tiene a nadie, maestro. Si vos le tenés bronca y lo querés pelear, pelealo, tenele bronca, pero lástima a nadie” (2001, a José Sanfilippo).

“A Toresani le dije en la cancha que vivo en Segurola y Habana 4310 séptimo piso. Y vamos a ver si me dura 30 segundos” (1995, en la conferencia de prensa posterior a su regreso a Boca, contra Colón en la Bombonera).

 “Boca jugó a lo Boca y River fue River: jugó un gran primer tiempo y en el segundo tiempo se le cayó la bombacha” (1997, luego de su último partido oficial).

“Tengo el orgullo de ser amigo de Fidel, que es el más grande de la historia viviente. No soy comunista, soy fidelista a morir” (2000).

“A los que no creyeron en esta Selección, con el perdón de las damas, que la chupen, que la sigan chupando. Ustedes, que me trataron como basura, sigan mamando” (2009, en rueda de prensa, luego de la clasificación de la Selección argentina al Mundial de Sudáfrica 2010).

“Vos también Pasman, vos también la tenés adentro” (2009, al periodista Juan Carlos Pasman).

“Cuando Menotti me dijo que me dejaba afuera del Mundial 78, sentí que me clavaba una puñalada terrible. Se me cayó el mundo abajo. Nunca pude perdonarlo ni creo que lo vaya a perdonar” (2003).

“Menotti es el mejor técnico que tuve. Fue el que más me motivó. Si tengo que comprar el libro del fútbol escrito por un montón de gente, compro el de Menotti (2003).

“No quiero dramatizar, pero me cortaron las piernas. Lo único que quiero que les quede claro a los argentinos es que no me drogué. Que no corrí por la droga, corrí por el corazón y por la camiseta” (1994, luego del doping positivo en el Mundial de Estados Unidos).

“Riquelme es el mayor estratega de la Argentina” (2001).

“Si estas vacío, llénate” (2012, a Juan Román Riquelme).

“Pensé que venía Berlusconi y me encontré con el cartonero Báez” (1996, en referencia a Mauricio Macri, electo presidente en Boca).

“Se le escapó la tortuga al cartonero. Yo nunca dije nada de su auto secuestro” (1996, en referencia al secuestro sufrido por el ex presidente de Boca).

“Los boludos son como las hormigas: están en todos lados” (2019).

“¿Sabés que jugador hubiese sido yo si no hubiese tomado cocaína?¡Que jugador nos perdimos!” (2008).

“Pase lo que pase, dirija quien dirija, la camiseta 10 de la Selección siempre será mía”.

“Te voy a contar un secreto, Shilton: fue con la mano” (1998).

“¿Qué puede saber de fútbol un ex jugador de waterpolo?” (1997, sobre João Havelange, ex presidente de la FIFA).

 “Yo crecí en un barrio privado de Buenos Aires. Un barrio privado de agua, de luz y de teléfono”.

“Mi viejo fue peronista, mi vieja adoraba a Evita, y yo fui, soy y seré siempre peronista” (2020).

 “Escucháme, papi: cuando le entrés a la pelota, no le saques el pie tan rápido porque si no ella no sabe lo que vos querés” (a Lionel Messi en una práctica de la Selección Argentina).

“Messi no tiene personalidad para ser líder” (2016).

“Yo no me comparo con nadie. Me quieren hacer siempre decir algo de Lio, pero no voy a decir nada porque conmigo se comportó siempre diez puntos. Pero Maradona hay uno solo, y que se dejen de hinchas las pelotas” (2018).

 “Mi mamá me da vuelta. Yo la amo, la adoro. Yo le digo a mi viejo que llegó antes, sino me casaba yo con ella”.

 “Yo juego para vos, mamá” (1986).

 Yo sabía que Pelé era un Dios como jugador. Ahora que lo conocí, sé que también lo es como persona” (1979).

 “Pelé debutó con un pibe. Y aparte le pegaba a la jermu” (2000).

“Pelé dijo que es el Beethoven del fútbol… ¡Que aburrido! Cada vez que se le cruza la pastilla dice estupideces. Yo soy el Ron Wood, el Keith Richards, el Bono. Eso es Diego Maradona: pasión y fútbol. Que Pelé vuelva al sarcófago” (2012). 

 “A Passarella lo quiero en mi equipo toda la vida. Es mi amigo” (1985).

 “Passarella es un dictador” (1998).

 “Cuando me dicen que soy Dios, yo respondo que están equivocados. Soy un simple jugador de fútbol. Dios es Dios y yo soy Diego”.

“Soy un tipo normal, que por hacerle un golazo a los ingleses, que nos mataban a los pibes en Malvinas, hoy todo el mundo me reconoce. Soy un tipo totalmente normal” (2019).

 “Barcelona me abrió las puertas de Europa. Yo estaba en Boca, un gran club, pero era un sueño para cualquier jugador del fútbol argentino y por eso les agradezco. De todas maneras, escribí mi historia en azul. Mi corazón está en Nápoles” (2020).

 “Cuando entró el Bocha, me parecía tocar el cielo con las manos. Y cuanto tiré una pared con él, estaba tirando una pared con Dios” (1986, sobre Ricardo Bochini).

 “Me había propuesto hacerle dos goles a Gatti, pero ahora que me dijo gordito le voy a meter cuatro” (1980, antes de un Argentinos Juniors – Boca. Finalmente, Argentinos ganó 5 a 3, con cuatro goles de Diego).

 “Agradezco a Dios por haberme hecho hincha de Boca” (2001).

“Dani Alves es un boludo. Tiró 28 centros y le acertó a cuatro. Este chabón habla y está en un lugar de la cancha donde no se juega al fútbol, se toca la pelota” (2017).

 “Manu Ginóbili es como Messi y Ronaldo en el fútbol. Está por sobre todos. Es el mejor deportista de la historia argentina. Lo que pasa es que hay otro que jugaba de diez que le pisa los talones” (2019).  

 “Carlos (Bilardo) es como un padre para mí, me gustaría que mis hijas tuvieran sus principios” (1990).

 “Grondona me mintió. Bilardo me traicionó” (2010).

 “Basile se emborrachó con dos Copas América. Si me convoca a la Selección, no voy ni a palos. Yo no me emborraché ni con un Mundial” (1993).

 “Como técnico, para mi escuela de fútbol, el mejor es Basile. Con mucha diferencia” (2003).

 “Ruggeri le toma la leche al gato” (1995).

 “A los chicos les digo: no a la droga. No son ustedes. No tienen participación con la sociedad ni con la familia. Yo cuando tomaba falopa no tenía nada, era un zombie” (2019).

 “Estoy muerto porque le di mi vida a Guillermo y me equivoqué para siempre. Coppola me mintió mucho tiempo” (2004).

“Mis hijas legítimas son Dalma y Gianinna. Los demás son hijos de la plata o de la equivocación” (1991).

 “Diego Jr. es un chico genial. Lo quiero como si hubiese estado siempre al lado mío” (2017).

 “Claudia es una madre ejemplar. Yo soy el único culpable de todo esto. Sigo enamorado de ella, pero no pude manejar una situación que ella no merecía” (2004).

 “No quiero que Havelange diga que es mi padre. Yo tengo un padre excepcional y no un hijo de puta como él. Si tuviera un padre así, ya estaría muerto” (1998).

 “Me crié con amor. No me crié ni con bicicleta, ni con asfalto, ni con un patio de baldosas: yo tenía un patio de tierra. Comíamos carne solamente cuando cobraba papá, todos los cuatro. Ese día comíamos milanesas. Era como llegar a Navidad” (2019).

“Mis sueños son dos. Mi primer sueño es jugar en el Mundial, y el segundo es salir campeón de octava y lo que siga en el campeonato este” (1970).

 “Hay muchos que hablan y no saben lo que pesa lo Copa del Mundo. Este cebollita levantó la Copa del Mundo” (2019).

 “Soy argentino hasta las pelotas” (1999).